www.dominikano.com: Saltos de Damajagua : Recuentos de Nuestra Historia

Saltos de Damajagua :

 

 

Saltos de la Damajagua es un patrimonio natural único en el área de las Antillas. Debido a su gran importancia, se encuentra protegido por leyes dominicanas que disponen la preservación de áreas importantes para el medio ambiente. Gracias a la intervención pública, así como el empoderamiento de la comunidad, es un ejemplo de turismo sostenible en Puerto Plata y el país.

La mayor atracción que ofrece este monumento natural son LOS CHARCOS del río Damajagua, una hilera de caídas de agua de 12 a 13 metros que forman piscinas naturales de diferentes formas y dimensiones a lo largo del río.

Al llegar aquí, nadie puede resistirse a la tentación de mojarse y vivir un recorrido lleno de adrenalina. El camino te llevará en medio de la naturaleza, pasando entre grandes árboles, escuchando el canto de las aves y en compañía de los amables y ocurrentes guías de la comunidad. Prepárate para descender por el río, en ocasiones saltando libremente y algunas otras deslizándose por toboganes naturales que terminan en un emocionante chapuzón al agua.

La visitación a los Saltos de la Damajagua beneficia a más de 100 familias por el empleo directo que brinda a guías, artesanos y empleados del sitio, así como la actividad generada a empresas de servicios de transporte y excursiones, lo que hace que la comunidad se sienta orgullosa de este valioso recurso del municipio de Imbert y de la provincia Puerto Plata.

Fuentes: http://saltosdamajagua.com

 

Los 27 Saltos de Damajagua :

Ubicados en el municipio de Imbert de Puerto Plata, los famosos 27 Charcos de Damajagua son una verdadera maravilla de la naturaleza. El origen del nombre del río y sus charcos es debido a que las Damajaguas son árboles que crecen en la rivera. Las Damajaguas mantienen el río con agua durante mucho tiempo y en los charcos se pueden encontrar estos árboles especialmente desde el charco número doce en adelante. La palabra ” Damajagua” se deriva del vocabulario taíno. El río es resultado de la confluencia de numerosas cascadas y manantiales que se gestan en las cimas de las montañas de los municipios Altamira e Imbert de Puerto Plata.

El lugar es un verdadero ejemplo de ecoturismo y turismo sostenible ya que todo lo que allí se oferta a los visitantes está relacionado con lo criollo y lo natural, pues al llegar nos encontramos con un rancho típico donde hay una recepción para recibir a los visitantes, tienda de tabacos, de artesanías y baños. Nuestro recorrido nos lleva a través de un agradable sendero en las orillas del Rio Damajagua y a través de sus 27 “charcos”, cada uno con su propia personalidad. Nos deleitamos con el canto de las aves y de la melodía de los arroyos, además del diálogo con expertos guías que nos ayudan a ascender desde la primera cascada hasta la última. Disfrutaremos de aguas cristalinas, frescas y frías, cuevas, “toboganes” naturales y enormes rocas moldeadas a la perfección por la pendiente de las aguas provenientes desde lo más alto de las montañas.


Fuente: https://exploradominicana.com